Según publica el día 21 de septiembre el diario el Mundo, Baleares se está preparando para la recepción de cruceros que huyen de la revuelta Árabe. Esto es una consecuencia del clima de violencias que se ha instalado de nuevo en algunos Países del norte de Africa, y que de alguna manera podría beneficiar en las próximas semanas a la islas Baleares, vía el desvío de buques cruceros hacia esa zona. Debido a ello, los puertos del archipiélago Balear se encuentran perfectamente capacitados, para absorber cualquier incremento de pasajeros que se produzca por estos hechos.

De momento esto es sólo un predicción, pues nadie ha pedido aún el desvío de los cruceros hacia el Puerto Balear, pero no descartan que esto se pueda producir en cualquier momento . Por el momento ya ha habido dos cancelaciones en Túnez y Egipto y desde la Autoridad Portuaria, manifiestan que se encuentran pendientes de la situación en África en todo momento.

Por la experiencia acumulada de situaciones similares a la actual ocurridas en tiempos pasados, se puede deducir que no se puede hacer ninguna previsión fiable y los desvíos de los cruceros desde el norte de África depende de cómo evolucione la situación de los Países del norte de África. En este sentido se puede poner como ejemplo, los acontecimientos derivados de las últimas revueltas producidas en la denominada primavera Árabe, en aquella ocasión se llegaron a producir entre 50 y 60 escalas en un sólo día, situación nada descartable en estos momentos ante la situación que se vive en esos Países.

De momento los puertos de Sicilia y Malta, han sido los beneficiados por esta ola de protestas antiamericanas que se han vivido en los Países del norte de África, dado que un crucero de la Royal Caribbean lleno de turistas, ha tenido que atracar estos días atrás en estas dos islas del mediterráneo, tras cancelar su entrada en los puertos de Egipto y Cerdeña. Igualmente recibieron otro buque crucero, que tenía prevista su escala en Túnez, y que tuvo que cambiar su programación por las revueltas de este País.